Archivo del sitio

El conformismo como forma de vida.

Todos conocemos personas a las que llamamos conformistas, están en un trabajo durante años desempeñando aburridos la misma labor, aguantan el maltrato de sus parejas porque ¿qué otra cosa podrían hacer? No se mudan del barrio, parroquia o ciudad pero sueñan hacerlo creyendo que es imposible. No estudian porque creen que están viejos para eso.
Quizás seamos así y no nos hemos dado cuenta.
Si buscamos la definición de conformismo en el diccionario conseguimos algo más o menos así: Actitud de la persona que se conforma fácilmente con una circunstancia que no es óptima o con la que no está de acuerdo, por comodidad o falta de interés. Yo agregaría o porque cree que no puede hacer nada para cambiarla.
En el párrafo anterior subraye varias palabras, porque no es la circunstancia o situación que vives la que hace que te conformes o que sientas que no puedes cambiar, sino tu actitud y creencias ante estas circunstancias. Nuestras creencias determinan la vida que tenemos y nuestra actitud el como la vivimos. La persona conforme está en una zona de “comodidad” aparente, pero esta situación no le permite crecer ni evolucionar.
Podemos vivir de una manera en la cual nos sentimos infelices, atrapados, con escases, tristes, deprimidos, con una pareja que no queremos o no nos quiere y no hacer nada para cambiar porque creemos que:
-no hay solución a nuestro problema o porque nosotros no la vemos.
-no somos o no sabemos lo suficiente.
-no vale la pena el esfuerzo.
También podemos pensar hay otros que viven peor, que estamos más o menos cómodos así, que no hay que ser exigentes o que es muy difícil.
El conformismo nos lleva a justificar el problema o situación que no queremos en nuestra vida: es que todo está muy caro, bueno pero él o ella no son tan malos, es que es muy difícil conseguir trabajo, nadie me quiere, ni me aprecia, no me valoran, es que tengo miedo…etc., etc., etc..
También vamos a conseguir personas que validen lo que creemos y nuestras justificaciones, lo que hace que vivamos en un círculo vicioso.
Para salir del conformismo les recomiendo:
-Soñar: desear tener cosas materiales en la vida no es malo, tampoco es malo querer estudiar, vivir en otro lugar, viajar, tener una vida diferente. Si no lo sueña o desea, no lo va a tener.
-Hay que dejar el pesimismo atrás, comencemos a ver lo bueno de la vida, si otros lo han logrado, todos podemos.
-Si se siente limitado por sus creencias y pensamientos, busque una forma de cambiarlas por creencias más positivas. Utilice la técnica de las afirmaciones.
-Si es de los que se queja por todo, comience a ser 100% responsable de lo que le sucede. Si culpa a otros de si situación no va a poder resolverla.
-Lea: hay libros de auto ayuda excelentes que le pueden ayudar a ver la vida diferente, a buscar otros horizontes. También las biografías de personas que admiramos o han tenido grandes logros, nos revelan que no todo es color de rosa, hay que esforzarse para conseguir lo que queremos, el resultado de nuestro esfuerzo bien vale la pena.
Y por último y no menos importante: agradezca lo que tiene, aunque le parezca poco, las bendiciones hacen que lo que tenemos se multiplique.

Afirmación:
Yo ________estoy dispuesta (o) a cambiar.

Anuncios

La importancia de Tener un Propósito y una Visión de Futuro:

Muchas veces nos sentimos vacíos, tristes y desmotivados, sentimos que no sabemos en donde estamos ni hacia dónde vamos, una persona que se siente así tiene la sensación “de estar perdido”, y de hecho lo está.
Es muy importante saber no solo donde estamos sino hacia donde nos dirigimos y es desde aquí que nos damos cuenta que hemos dejado de soñar, que no sabemos que queremos en la vida. Todos queremos “ser felices”, “ser prósperos”, “tener pareja”, pero esto es algo muy general, no es concreto. Si queremos realmente ser felices tenemos que empezar a “visionar”, “soñar”, esa vida que queremos, pero el miedo a no lograr lo que tanto ansiamos nos paraliza y no nos deja avanzar. En el artículo anterior hablaba de conocernos para conectarnos con nuestros dones y talentos y reconocer nuestros miedos y debilidades, cuando hacemos esto nos convertimos en líderes de nuestra vida y podemos soñar con mayor claridad, dejar de lado la apatía y movernos hacia nuestro sueño.
Tener un propósito y una visión de futuro facilita nuestra vida, nos da impulso.
El propósito en un nivel profundo tiene que ver con el sentido que el ser humano otorga a la vida. Quien soy, de donde vengo, para que estoy aquí, que haría sin que me pagaran por ello, hacia dónde voy, son las preguntas que intentamos responder para encontrar nuestro propósito vital.
Para responder estas preguntas contamos con lo que más nos gusta de nosotros y lo que más disfrutamos hacer.
La visión es el resultado de nuestros sueños en acción y debe ser formulada por líderes y el líder de tu vida eres tú.
Algunas características de la visión de futuro son: debe ser compartida si es de trabajo o de familia con su equipo de trabajo o miembros de la familia y estos deben estar de acuerdo en apoyarla, debe ser amplia y detallada, positiva y alentadora y por supuesto una visión de futuro debe estar sustentada por valores que determinen la rectitud de tus objetivos.
Una visión de futuro sin acción es simplemente un sueño.
Una acción sin visión de futuro carece de sentido.
Una visión de futuro puesta en práctica puede cambiar el mundo.
Los invito a soñar con la vida, la relación, el trabajo, la ciudad, el país y el mundo que quieren…

Los amo

Realmente ¿quien soy?

A veces tenemos dudas sobre la persona que somos, quizás en algún momento te has preguntado ¿soy esté cuerpo? o ¿soy mi mente? O soy mis títulos, lo que hago, la profesión que ejerzo…quien soy..
Esta duda es ancestral, porque nos identificamos con lo que mostramos de nosotros, con nuestro exterior, e ignoramos que tenemos un mundo interior desconocido, inexplorado, y la gran mayoría de las veces negado o evadido. Somos todo eso, en esencia seres humanos maravillosos, inteligentes, prósperos, sanos y por el camino se nos olvidó.
Entrar en el camino del autoconocimiento, me hace “darme cuenta” de la situación de mis creencias, emociones y sentimientos positivos (que me apoyan y facilitan la vida) y negativos no resueltos (que todos tenemos), evadidos o negados, por ej. soy muy bueno, nunca me molesto, permito que la gente abuse de mí porque no se decir “no”, no expreso mi rabia o miedo porque siento que no puedo o a nadie le importa, no tomo decisiones para no equivocarme, me dejo de último en la fila en lo que respecta a descanso o disfrute de la vida, no me alcanza el dinero, mi trabajo no me satisface.
Quizás crees que no sirves para nada, que eres malo, inútil, que nada te sale bien, y otro largo etc.
Pero conocerme también significa “darme cuenta” que tengo talentos, virtudes y dones, aunque no los vea, todos sabemos hacer algo bien, nos desempeñamos mejor en alguna área, cocinamos muy rico, hacemos bellezas con las manos, soy el “mejor” con los números, pinto, canto, bailo, casi sin esfuerzo, allí está tu talento, reconocerlos y desarrollarlos nos conecta con la abundancia y el disfrute.
Lo importante es saber que lo puedo hacer diferente de ahora en adelante, no me tengo que conformar, los invito a descubrir sus talentos y dones para ponerlos al servicio de ustedes y de la humanidad y también quizás con ayuda terapéutica si hace falta, salir de los miedos y pensamientos y creencias negativos que los limitan y no los dejan avanzar y disfrutar de la vida.
Cuando hago eso, se quién soy, junto todas las partes de mí y puedo verme con otros ojos: un ser completo, con todo lo que necesito en esta vida.
Descúbrete y maravíllate del ser que eres…
Los amo