Archivo del sitio

LA EXPRESIÓN DE NUESTRAS EMOCIONES

Regularmente escucho en consulta a las personas hablar de las emociones como si son algo que “esta allí afuera”, como si no les pertenece, y, en la mayoría de los casos como algo que debemos controlar y no sentir.

También he escuchado a personas diciendo que hay emociones buenas y emociones malas: Las buenas nos hacen sentir felices y las malas nos hacen sentir mal y hay que evitarlas a toda costa.

Nada más alejado de la realidad.

Las emociones nacen de la percepción e interpretación que hacemos de las situaciones que vivimos y reflejan como nos sentimos acerca de lo que nos sucede en el día a día según esta interpretación.
Muchos hemos aprendido a negar o evadir nuestras emociones porque aprendimos y creemos que esta mal sentirnos tristes, molestos, rabiosos, alegres, animados, entusiasmados, miedosos, angustiados.
El no expresar y reconocer nuestras emociones afecta nuestro cuerpo físico, ya que se ha demostrado que detrás de toda enfermedad, existe primero una causa emocional no reconocida o evadida, y detrás de nuestro dolor emocional hay falta de amor.

Como a nadie le gusta sentirse mal quiero compartir con ustedes algunas prácticas sencillas que nos apoyaran a reconocer y validar nuestros sentimientos para estar bien con nosotros mismos.

1.-Es importante saber identificar nuestras emociones: por ej. Muchas personas no saben cuándo tienen miedo, o dicen que no sienten nada, pero pueden describirlo quizás como una “sensación rara” en el estómago, intranquilidad y hasta “nervios”. Si no sé qué es lo que siento, no puedo hacer nada para cambiarlo.
2.-Despues de identificar mi emoción, puedo hablar con alguien de confianza sobre eso. Estos dos primeros pasos son los que le resultan más difíciles a las personas, pero pueden proporcionarnos un gran alivio.
3.-Luego tengo que expresar o dejar salir la emoción, yo recomiendo la técnica del “vaciado” que consiste en tomar una hoja y colocar en la cabecera por ej.
El miedo que tengo es….
La rabia que tengo es….
El dolor que tengo es….
Y escribir lo que siento y como lo siento. Al principio puede que nos cueste un poco conectarme con la emoción, pero en la medida que escribo por varios días lo que siento nos vamos a ir sintiendo mejor.
4.-Si hemos pasado nuestra vida negando nuestras emociones, por ej. No, eso no me molesta.. Y por dentro tengo mucha rabia, pero no lo digo para no hacer daño, les digo que no es la expresión de nuestra rabia lo que puede hacer daño, sino la forma, así que pueden: buscar un área donde se sientan seguros y gritar, golpear almohadas, correr, hacer tijeretas, es decir dejarla salir también físicamente, si es dolor o tristeza hay que llorar o lo que sea necesario y eso no nos hace débiles.
5.-Por último tenemos que expresar nuestra emoción de forma asertiva a la o las personas hacia quienes las sentimos.
Si es nuestra pareja por ej. la que nos molesta, podemos decirle: ..Cuando tú me tratas así, a mí me da mucha rabia (o dolor, o tristeza, miedo), me gustaría que no me grites…etc.

Aparte de estas sencillas practicas hay otras que nos pueden ayudar a aprender a manejar de manera asertiva nuestras emociones, no se conforme con sufrir, busque ayuda profesional.

Afirmación:
Cada vez que yo___________ expreso libremente lo que siento me siento más amado y respetado

Anuncios

ORACIÓN HO´OPONOPONO

“Divino Creador, padre, madre, hijo todos en uno…
Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados ofendieron,
a tu familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras hechos y acciones desde el inicio de nuestra creación hasta el presente,
nosotros pedimos tu perdón…
Deja que esto se limpie, purifique, libere, corta todas las memorias, bloqueos,
energías y vibraciones negativas
y transmuta estas energías indeseables en pura luz…
Y así se ha hecho”.

La primera sesión de Rebirthing

ORACIÓN DE SAN FRANCISCO DE ASÍS

Señor, hazme un instrumento de tu paz;
donde haya odio, ponga amor;
donde hay ofensa, perdón;
donde hay duda, fe;
donde hay desesperanza, esperanza;
donde hay tinieblas, luz;
donde hay tristeza, alegría.

Oh Divino Maestro,
que no busque yo tanto.
Ser consolado como consolar.
Ser comprendido como comprender.
Ser amado como amar.
porque dando se recibe.
Perdonando se es perdonado.
Y muriendo a si mismo
se nace a la vida eterna.

La Gran Invocación

La Gran Invocación.
Desde el punto de Luz en la mente de Dios,
Que afluya luz a las mentes de los hombres;
Que la luz descienda a la Tierra.
Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya amor a los corazones de los hombres;
Que Cristo retorne a la Tierra.
Desde el centro en donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;
El propósito que los Maestros conocen y sirven.
Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y que selle la puerta donde se halla el mal.
Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan Divino en la Tierra.